El perro en la peluquería

090309-2-640x480Casi todos los perros que conviven hoy en día con los humanos en nuestros hogares, tarde o temprano, visitarán una peluquería canina. En nuestras manos está que esa experiencia sea agradable tanto para el perro como para el dueño, ¡y como no para el profesional encargado de su acicalamiento!

Lo ideal es comenzar lo antes posible, cuando el perro es un cachorro, antes del año de edad. No esperemos a que el animal tenga unas melenas desorbitadas para acordarnos que tiene que ir a arreglarse. Así, muchas veces, nos encontramos con un perro de un año y medio, dos o incluso más, que no ha pisado jamás una peluquería y está tan aterrado que puede llegar a morder muy seriamente a todo aquel que se le acerque pensando que le van a hacer algo malo. O está tan asustado que no deja que se le acicale siendo muy difícil o hasta imposible poder acercarle una máquina de cortar pelo o unas tijeras, o cortarle las uñas.

Introducir al perro a una edad temprana es un factor muy positivo. Se acostumbrará a estar en un sitio con olores nuevos, a que un desconocido lo toque, le ponga unas cosas “raras” cerca de su cuerpo, le corte las uñas, lo bañe, lo seque, e intentando que el animal lolaesté tranquilo y asocie la peluquería a algo agradable. Ese contacto debe hacerse siempre; si el perro no está falto de un buen arreglo habrá que llevarlo aunque sólo sea para darle un baño, pero que por lo menos el perro pase por esa experiencia, para que cuando más adelante tardemos más en el arreglo en sí, no sea nuevo para él y pueda estar más relajado.

Un profesional que se precie sabrá tratar a perros conflictivos llegando a calmarlos para poder trabajarlos, pero ese no es realmente su trabajo: como su nombre indica se encarga del acicalado del animal, que tenga mano con los animales conflictivos es un extra, no podemos dejar todo el trabajo al peluquero canino. Nosotros tenemos que hacer un trabajo previo para conseguir una buena experiencia del perro y del profesional. Desde pequeño lo acostumbraremos a ser “toqueteado” : miraremos los ojos, los oídos, cogeremos sus patas… todo aquello que haría un veterinario o un peluquero para hacerle una revisión. Que el animal asocie como algo normal a ser revisado de arriba abajo. Antes de una sesión de peluquería deberemos darle al perro un buen paseo, el mayor tiempo posible, Damasobre todo a aquellos que tenga una energía muy alta. El perro llagará a la peluquería más relajado, sin exceso de energía y estará más predispuesto a ser acicalado sin poner impedimentos. Cuantos perros son dejados en la peluquería recién sacados de un coche o acaban de salir de casa, llegan atacados y cargados de energía y están encima de la mesa de acicalado ¡a punto de darles un infarto!

Si lo hacemos bien el animal saldrá feliz y contento del salón de estética y cuando recojamos al perro veremos que está a gusto y tranquilo: ¡eso es síntoma de una buena experiencia!

No olvidar que el tiempo medio que se tarda en una cita de peluquería es alrededor de una hora y media y ¡el perro debe estarse quieto y relajado todo ese tiempo!

Este artículo fue publicado el 04-09-2009 a las 12:21 y está archivado en la categoría Peluquería. Puedes seguir cualquier respuesta a este artículo mediante el canal RSS 2.0. Puedes dejar un comentario, o enviar un trackback desde tu propio sitio.

2 comentarios:

  • Yavanna Blasco Blasco | 24-07-2010 a las 8:51 | Permalink a este comentario

    Hola buenos días,

    me gustaría saber a que perros si se les puede cortar el pelo y a cuales no

    Gracias.

  • admin | 27-07-2010 a las 21:20 | Permalink a este comentario

    Muy buenas Yavanna. Hay un artículo en nuestra página que habla sobre ese tema. En él hay una mención de algunas razas más conocidas a las cuales no se les puede cortar el pelo. Hay muchísimas, la gran mayoría son aquellas que realizan la muda de casi todo el manto 2 veces al año. Si tienes alguna duda sobre alguna raza en concreto nos la puedes comentar. Un saludo y gracias.

Deja un comentario