Anecdotas animaladas

297165_304428472900617_100000003990928_1221667_2132870999_s

El poder del olfato es increíble.

Mi historia comenzó dando un paseo. Por diferentes  motivos, no sé como ocurrió pero me vi corriendo por un territorio desconocido sin nadie que llevara mi correa. Estaba muy asustado y todo me daba miedo, por lo que no paraba de otear el horizonte intentando encontrar algún indicio que me dijera que estaba cerca de casa, pero no lo encontraba.

Me crucé con varios humanos que quisieron cogerme para ayudarme, pero estaba tan angustiado por encontrar a mis dueños que los evitaba corriendo más aún. Estuve a punto de quedarme atrapado en varios matorrales con pinchos, pero ni estos pudieron parar mi afán por encontrar un rastro que me llevara a casa, hasta que de pronto un olor familiar me vino a la nariz y siguiéndolo pude encontrar mi hogar.

Fueron cinco horas interminables en las que la noche se cernió sobre mí, pero gracias a mi tenacidad y el amor que les profeso a mis dueños pude encontrar el camino hasta mi hogar.

Este artículo fue publicado el 23-05-2012 a las 12:20 y está archivado en la categoría General. Puedes seguir cualquier respuesta a este artículo mediante el canal RSS 2.0. Puedes dejar un comentario, o enviar un trackback desde tu propio sitio.

Deja un comentario